18 de abril de 2013

Universos paralelos







El ministro de Economía anuncia en el Congreso nuevos recortes: bajada de sueldo del 20% a los empleados públicos, reducción del 10% de las pensiones, supresión de los subsidios a los parados de larga duración. Cuando finaliza su comparecencia, se refugia en su despacho y se sirve un whisky de 12 años, enseguida abandona el Congreso y sube al asiento trasero de un Audi blindado en el que se traslada al aeropuerto, donde aguarda el jet que despegará en una hora rumbo a un fin de semana en Seychelles.
 Cuando el coche se detiene en un semáforo en rojo de la Gran Vía, lo rodea un grupo de manifestantes que increpa al ministro. El ministro los observa como si fueran peces abisales que contemplara a través del cristal de un batiscafo. Durante un segundo, antes de que el semáforo se tiña de verde y su chófer se aleje de los manifestantes con un apretón del acelerador, incluso llega a reconocerles un cierto parecido con los de su especie.

14 de febrero de 2013

Plaga celestial



                                                                     
  Una bandada de ángeles exterminadores anidó en primavera en los tejados del Vaticano. Armados con espadas de fuego, los ángeles combatían día y noche en feroces batallas aéreas, rociando de sangre, guano y plumas chamuscadas a los peregrinos que transitaban por la Plaza de San Pedro. De cuando en cuando se lanzaban en picado sobre un guardia suizo, lo abrían en canal y devoraban sus vísceras.
De nada sirvieron las púas de acero que se instalaron en las fachadas de los edificios, los ángeles las achicharraron con los rayos que emiten sus ojos azul cobalto. Cuando el Papa decidió, al fin, trasladarse a Castelgandolfo, bajó súbitamente la temperatura, y cayó sobre Roma una tromba de agua. Los ángeles se guarecieron en sus nidos, inmóviles como gárgolas, y cuando escampó, fueron levantando el vuelo. Formados en escuadrón emigraron, gracias a Dios, hacia países más cálidos.

18 de septiembre de 2012

Defectuosa



 






 El reverendo sostuvo a la mujer bala de plata, bella y diminuta, sentada en la palma de su mano, antes de cargarla en el pistolón. Después  se adentró en el bosque, bajo la luna llena. Cuando el hombre lobo le salió al paso, le disparó al corazón. Justo antes del impacto, la mujer bala desvió su trayectoria. Quedó alojada para siempre entre la punta del ventrículo del hombre lobo y su quinta costilla izquierda.

11 de julio de 2012

Insurrección





Mis hámsters han montado una guillotina dentro de su jaula. Esta mañana decapitaron a un muñeco que se parecía mucho a mí. Luego jugaron al fútbol con su cabeza. Fue entonces cuando caí en la cuenta de que hace por lo menos tres días que olvidé rellenar de pienso su comedero.  

15 de marzo de 2012

La hija del psiquiatra





Su  padre la sometía a hipnosis a la hora de la siesta, cuando ella no había cumplido todavía los cuatro años. A los seis ya la había tendido en su diván para iniciarla en el psicoanálisis y, a los nueve, la introdujo en el concepto jungiano del inconsciente. Fue una buena alumna en la Universidad, su tesina sobre “Combinación de psicofármacos en el manejo de un brote agudo de psicosis” mereció un sobresaliente cum laude. A los treinta la nombraron directora del Psiquiátrico Central. Su pericia a la hora de aplicar electroshock a los pacientes y su habilidad en la práctica de lobotomías se conocieron pronto en toda la comarca.

8 de enero de 2012

Marido Fénix





  

Nunca muero en viernes. Espero a que mi mujer encienda la barbacoa en el jardín, el sábado a mediodía. Entonces me encierro en el invernadero y ardo. El domingo renazco de mis cenizas y salimos a pasear por el parque. En el vecindario ya murmuran sobre la afición de mi mujer por la carne a la brasa.